Entregamos rápido. Buenos Aires, 2019

Tecnología del Siglo XXI a puro músculo
La irrupción en masa de la tecnología prometía un mundo casi ideal. Se avecinaba una vida más relajada, con disminución de horas laborales que iban a permitir acceder a un tiempo libre dedicado a la relajación, al ocio, a las actividades físicas recreativas. Y además se venían los robots: el esfuerzo físico continuaría imprescindible en el deporte pero innecesario para el mundo laboral.
Para algunos, esta premonición resultó. Pero para muchos, aquellos que sostienen muchos emprendimientos globales aplicados desde los teléfonos celulares, se trata de la contracara: precarización laboral, jornadas interminables con mínima retribución, derechos inexistentes disimulados detrás de un discurso sobre el emprendedurismo independiente.
Son cuerpos necesarios y sudorosos que suman ganancias fabulosas para estos gigantes tecnológicos del Siglo XXI. Similares cuerpos, esfuerzos y sistemas de explotación construyeron las Pirámides en Egipto, el Coliseo en Roma y extrajeron el carbón en los subsuelos de la Revolución Industrial, para satisfacción de los poderosos en cada época.
Tulio GutermanDirector - Julio de 2019

Publicado: 2019-07-21

Artículos de Investigación

Innovación y Experiencias