Lecturas: Educación Física y Deportes
Revista Digital
http://www.efdeportes.com/

FUTBOL: ANALISIS FUNCIONAL PARA LA
DETECCION Y FORMACION DE TALENTOS

Rubén Cohen Grinvald (Argentina - España)
rubencohen@retemail.es


Resumen
El Fútbol es uno de los deportes mas evolucionados en la actualidad, y que además cuenta con millones de practicantes y espectadores a lo largo de todo el mundo siendo uno de los más populares. Esto ha llevado en los últimos tiempos a que se produzca una renovación permanente dentro de una estructura funcional armónica y coherente, donde todos sus factores presentan grandes niveles de desarrollo. Sus características lo sitúan dentro de los juegos motores agonísticos, donde se presenta una gran estructuración temporal, apoyada en los medios tecnológicos actuales y con una distribución racional de los esfuerzos; la dosificación de esta ultima surge de la dinámica del juego, lo que puede resultar para el espectador y para el practicante una actividad vistosa e intensa. Para su práctica es necesario un Nivel Técnico que debe ser ejecutado a máxima velocidad y conducido por una inteligente Capacidad de Decisión; si a estos elementos le agregamos un planteamiento estratégico colectivo sumamente complejo, veremos que el juego obliga a sus participantes a tener una gran concentración mental en las tareas Colectivas de cooperación-oposición. Su práctica se realiza en un terreno amplio con zonas semiprohibidas, y parte del juego se lleva a cabo por el aire como consecuencia de largos envíos y golpeos que tienen como finalidad la rápida progresión en el terreno de juego. En este trabajo llevaremos a cabo un análisis de aquellos elementos más destacables para su practica eficaz en la alta competición, con el objetivo de desarrollar unas conclusiones que permitan detectar y formar a aquellos futbolistas que dispongan de las capacidades e intereses necesarios para alcanzar el máximo rendimiento deportivo.
Palabras clave: Estrategia. Táctica. Técnica. Capacidad de Decisión. Liderazgo. Capacidad para juego complejo.

Indice
1. Introducción
2. Estructura del fútbol
· La Estructura Formal
· La Estructura Funcional
3. El espacio de Juego
4. La Distancia de Carga
5. Las Reglas de Juego
6. El Tiempo de Juego
7. La Anticipación
8. La Estrategia
9. El Jugador y el equipo
10. La Comunicación
11. La Técnica y la Táctica
12. Aspectos del Comportamiento Táctico
13. Conclusiones
14. Factores Interrelacionados Aplicados
a la Formación del Talento Futbolístico
15. Bibliografía

1. Introducción
El origen de los deportes colectivos se remonta a la antigüedad, hallándose en China, Japón, América del Norte, y en las civilizaciones Inca y Azteca elementos que determinaron su origen a través de los juegos colectivos. Los Juegos Colectivos fueron unas practicas recreativas que las desarrollaron los miembros de sociedades muy evolucionadas, puesto que para su participación es necesario conocer y dominar una serie de facetas imprescindibles que pasan por la actuación y responsabilidad individual hasta llegar al trabajo en equipo y la responsabilidad colectiva, en esa doble tarea indisociable de cooperación-oposición. A través del proceso de deportivización llevado a cabo en los países anglosajones estos Juegos cuyo soporte básico era la pelota, el carácter lúdico del mismo y la confrontación de dos equipos en un conflicto de carácter recreativo, se transforman en nuevos deportes, donde aparecen afinidades entre estos nuevos deportes que se identifican en una estructura formal y funcional común. Una de la característica común a todos es la existencia de un terreno de juego y un móvil.

La variabilidad existe en el tamaño del móvil y las diferentes formas, pesos, o tamaño de los materiales utilizados. Al referirnos a la existencia de los juegos colectivos como el origen de los deportes colectivos seria útil remontarnos y analizar previamente a nuestra investigación algunas clasificaciones y aspectos distintivos del juego.

La clasificación sociológica de Caillois propone una agrupación del juego que obedece a aspectos formales, y divide el universo lúdico en cuatro categorías: agon, alea, mimicry, e ilink.

A su vez estas 4 categorías se podrían concretar en paidia y ludus. La clasificación de Pierre Parlebas ha fundamentado su expresión en el juego deportivo considerado como "toda situación motriz de enfrentamiento codificado, llamado juego o deporte por las instancias sociales" (Parlebas, 1986).

Distingue los juegos deportivos institucionales, juegos deportivos no institucionales y por ultimo los casi - juegos deportivos.

Lo destacable de esta taxonomía es la presencia o no de la combinación de 3 elementos fundamentales: Compañero (C) Adversario (A) Incertidumbre en el entorno (I).

Distingue 8 categorías en las que pretende ubicar todos los juegos deportivos, donde la línea encima de la letra indica la ausencia del elemento señalado. A los deportes Colectivos le corresponde la siguiente categoría:

Son aquellos juegos deportivos institucionales con compañeros, adversarios, y sin incertidumbre en el entorno (deportes colectivos, tenis dobles, juego balón tiro, diez pases).

Dentro de las innumerables definiciones que existen del deporte elegiremos la que considera específicamente al deporte colectivo como "Un Juego de Conjunto que supone una actividad físico-motriz reglamentada, que acoge a varios sujetos enfrentándolos a otro equipo con la finalidad de vencerlos en puntos o tiempo"(el tiempo se da en remo).

Así podemos considerar que el fútbol, hockey, baloncesto, balonmano, béisbol, voleibol, waterpolo, polo, etc. no podrían jugarse individualmente, por lo que se consideran deportes de cooperación - oposición.

Actualmente el fútbol pertenece a los grandes deportes de equipo, caracterizado por un reglamento de validez internacional, campeonatos nacionales e internacionales periódicos, así como una organización estructurada institucionalmente a nivel mundial. Al ser un deporte de equipo, el fútbol combina a través de su "principio básico de juego" el placer por jugar con la posibilidad de conseguir rendimientos elevados. En Inglaterra, con la llegada de la sociedad industrial a finales del siglo XVIII se practicó y utilizó el fútbol en los Public Schools como una forma de favorecer la lealtad y sacrificio, cooperación, integración y otros valores a través de la participacion en un equipo. Estas ideas tienen actualmente una gran importancia a nivel de deporte juvenil, amateur y escolar, a pesar del error cometido en muchas ocasiones al intentar copiar estereotipos y modelos del fútbol profesional en estos ámbitos no profesionales.


2. Estructura del Fútbol
Encontramos en el fútbol una estructura formal y funcional común a los deportes de equipo.

Estructura Formal
El terreno de juego, rectangular, sin obstáculos y con todas sus medidas, metas y señalizaciones perfectamente establecidas; el balón, esférico, que rebota en su contacto con el suelo y en torno al cual giran las acciones fundamentales del juego; las 17 reglas de juego que delimitan las condiciones de la competición y las condiciones de inicio, desarrollo y final del juego que serán supervisadas por el arbitro principal asistido por sus auxiliares; los goles que son la finalidad del juego, consistente en conseguir el mayor numero y recibir el mínimo; los compañeros colaboradores entre si para establecer tareas de cooperación y anotar goles e impedir a través de la oposición que lo consiga el adversario; y por ultimo los adversarios, que colaboran entre sí con el objeto de alcanzar sus objetivos de ataque o defensa para derrotar al equipo oponente.

Estructura Funcional
Está conformada por una estructura interna común, y consiste en entender la acción de juego como el resultado de la interacción entre los compañeros de un equipo alrededor del balón con el objetivo de lograr el fin propuesto. Las tareas básicas que se presentan durante el juego son las de cooperación y oposición en ataque y defensa.

Fig. 1 Características fundamentales comparado con otros deportes de equipo.
Deporte Terreno de juego Nº de jugadores
Voleibol
18 x 9 = 162 metros
12 jugadores
Baloncesto
28 x 15 = 420 metros
10 jugadores
Rugby
120 x 70= 8400 metros
30 jugadores
Fútbol
100 x 65= 6500 metros
22 jugadores
Balonmano
40 x 20= 800 metros
14 jugadores

Fig. 2 Espacio de interacción individual de los jugadores.
Deporte Espacio de interacción
Voleibol
13, 5 m² por jugador
Baloncesto
42 m² por jugador
Rugby
280 m² por jugador
Fútbol
285 m² por jugador (el mayor de todos)
Balonmano
57 m² por jugador


3. El espacio de Juego
Como consecuencia entre el numero de metros cuadrados y el numero de jugadores(figura 1) se deduce que el espacio de interacción es de los mas amplios en el contexto de los deportes colectivos. A pesar de ello las acciones no se llevan a cabo con total fluidez y libres de presión por parte del adversario, por el contrario, en el fútbol actual la intensidad en el juego es significativamente mas elevada que hace una década, y por lo tanto superando ampliamente los registros alcanzados hace 20 ó 30 años. En la actualidad, las distancias recorridas por los jugadores durante un partido de las categorías juveniles o profesionales se asemejan, debido a la utilización de nuevas tecnologías y sistemas de entrenamiento que permiten una mejor ocupación y mayor aprovechamiento de los recursos tácticos y humanos. Por ello, muchas situaciones se producen en cortos espacios de juego a una velocidad elevada en las acciones motrices, y dependiendo del comportamiento defensivo de uno de los equipos esto puede verse acentuado por las acciones de fuera de juego que limitan el radio de acción a una mitad del terreno de juego, reduciendo considerablemente la libertad de movimientos en defensa y ataque.

En estas situaciones se exige del jugador una gran precisión en los gestos técnicos y eficacia en las acciones individuales y colectivas, diseñando áreas de actuación para que los jugadores en función de sus características psicofisicas y técnicas ocupen los puestos específicos. A pesar de ello, las situaciones especificas técnico-tácticas no serán siempre las adecuadas al puesto ocupado en virtud de la movilidad constante o situaciones cambiantes que condicionan el juego, y que durante el transcurso de un partido influyen en el resultado del mismo. Además, no solo el futbolista debe dominar un bagaje técnico determinado, sino que también es preciso desarrollarlo rápidamente, considerando la presencia continua de atacantes y defensores, con una gran velocidad gestual que permitirá alcanzar eficacia en las acciones técnicas ofensivas. La sincronización de las acciones colectivas, la previsión de situaciones adversas en el transcurso del juego y la improvisación y creación se magnifican a medida que nos acercamos a la portería contraria en virtud del aumento de la densidad de jugadores. El Espacio de Juego es muy grande, tanto para el jugador como para el equipo. Por ello las capacidades condicionales de los jugadores han de ser elevadas. A todo esto debemos sumar el numero relativamente bajo de goles durante el partido (éxito cuantificable) que exige una elevada estabilidad psíquica de los jugadores.


4. La Distancia de Carga
Pierre Parlebas (1988) menciona la Distancia de Carga, un concepto que nos permite situarnos aun más en la dificultad que implica el accionar individual y colectivo en el fútbol en relación a los espacios de juego interindividuales, la superficie de juego total y las limitaciones reglamentarias. El reglamento determina claramente en los deportes colectivos las modalidades de contacto físico entre jugadores atacantes y defensores, como así también las zonas restringidas o protegidas para algunos de ellos, caso del portero en su área de meta. A mayor distancia de Carga permitida existe menor espacio interindividual. La Carga permitida en funcion de su espacio individual será el elemento que determine hasta que punto el jugador puede contactar o acercarse a su adversario en funcion de la jugada o zona en que se encuentre.

Como ejemplo podemos mencionar el rugby, donde la distancia de Carga es alta, con una distancia de separación casi nula y con un tipo de carga envolvente se encuentra en el polo opuesto a la distancia de Carga del Voleibol, con una distancia de Carga baja, con distancia de separación alta y contacto nulo. El Fútbol tiene una distancia de Carga muy cercana al Rugby, bastante alta, con una distancia de separación reducida entre jugadores, donde el contacto físico esta permitido entre jugadores, aunque limitado en determinadas situaciones y en subespacios de juego reducido como ya hemos mencionado. Estos elementos determinan la dificultad físico-técnica del fútbol reconocida por el hecho de tener que jugar con el pie, lo que exige un exquisito manejo y habilidad con el balón, en un Espacio de Interacción individual (fig.2) de acción máxima de 285 m² y con una Distancia de Carga submáxima sólo superada por el Rugby.


5. Las Reglas de Juego
De acuerdo con el análisis anterior podemos comprobar que el fútbol es un deporte con un espacio de actuación individual muy alto que se desarrolla en una zona de trabajo muy amplia y variable, con una violencia de carga submáxima, y un dominio del balón muy inestable, ya que se juega con los pies casi en la totalidad del juego, y el desplazamiento y control del mismo también depende del estado y calidad del terreno de juego (césped, hierbas, tierra, gravilla, césped artificial, desniveles del mismo). El campo de juego se encuentra situado dentro del espacio de juego que tendrá unas dimensiones rectangulares de longitud máxima y mínima de 120 y 90 metros respectivamente, con un ancho de 90 y 45 metros para el máximo y mínimo también; las metas se ubican en el terreno de juego y están limitadas por 2 postes y un larguero que no pueden exceder los 12 cm.

Los postes están separados 7,32 metros entre sí, unidos por un larguero horizontal cuyo borde inferior esta a 2,44 metros del suelo ocupando una superficie de 17,86 metros cuadrados. Por su parte posterior esta rodeada por una red que no permite que el balón salga de su interior una vez que ha entrado por la línea de meta convirtiéndose en gol. Las líneas que limitan el campo no excederán de los 12 cm. El área de meta es la zona mas cercana a la portería y esta delimitada por un rectángulo donde el portero no puede recibir carga alguna de los jugadores adversarios; asimismo, las infracciones cometidas por el equipo defensor dentro de su propia área penal y sancionadas con tiro libre directo serán ejecutadas del punto situado a 11 metros de la meta con la única defensa posible del propio portero y el consiguiente riesgo de recibir un gol. El balón es esférico, con la cubierta de cuero u otro material similar, con una circunferencia entre 68 y 70 cm. y un peso al comenzar el partido que no será mayor de 450 gr. ni menor de 410 gr. El balón, a pesar de la aparente sensación de homogeneidad que debe presentar en todas las competiciones tendrá respuestas diferentes dependiendo de la superficie de terreno donde se juegue, las condiciones climáticas, y el estado del terreno(lluvia, hielo, barro, blando).

Todo esto hará mas difícil la adaptación del futbolista al balón, exigiendo además la realizacion de destrezas de gran complejidad a velocidades de ejecución elevadas. Independiente de estos elementos, el atractivo del juego puede ser mayor o menor siempre y cuando se consigan mas o menos goles en un partido, o situaciones cercanas al gol aunque sin conseguirlo. Como todos los goles valen exactamente igual sin importar la acción previa al mismo, se puede producir una situación bastante frecuente, la de un equipo que ha estado todo el partido sin crear situaciones de peligro y consigue marcar en una jugada aislada y obteniendo la victoria. Esto puede hacernos reflexionar sobre la posibilidad de que en el fútbol la táctica y estrategia poseen un valor significativo en la búsqueda de resultados y máximo rendimiento.

Estos factores determinan que las acciones realizadas tengan una perfección técnica en cortos espacios de terreno y máxima velocidad de ejecución, en funcion de las escasas oportunidades de las que puede disponer un equipo durante el juego. Esta precisión en la ejecución exige asimismo una acertada decisión en las acciones previas, es decir, tomar una decisión acertada y llevarla a cabo de manera eficaz. Cuando un equipo consigue estos objetivos ello redunda en un juego fluido y preciso con gran vistosidad, pero no asegura la obtención del triunfo por sí solo; no olvidemos que la portería es una superficie de aproximadamente 16 m² protegida por un jugador que puede utilizar también las manos dentro del área penal, y se puede interponer entre el equipo atacante una barrera defensiva infranqueable formada por los jugadores adversarios. En esta situación se ve mermada la capacidad de acierto (según la regla a mayor distancia menor precisión en los tiros o golpeos), mientras que cuando más nos acercamos a la portería adversaria se ve incrementada la presión defensiva.

El sistema de reemplazo de los jugadores produce una detención en el juego que favorece la recuperación ante los esfuerzos, la perdida de tiempo, la disminución en la intensidad del ritmo de juego en situaciones comprometidas, y una perdida de fluidez en la continuidad del partido. Se podrán utilizar un máximo de 3 sustitutos por partido, y un equipo podrá comenzar un partido con un mínimo de 7 jugadores; evidentemente es un numero reducido de cambios en funcion de las dimensiones del terreno y el desgaste fisiológico producido durante un partido. Esto hace que no se pueda utilizar todo el potencial humano disponible para alcanzar una intensidad de juego máxima durante todo el partido.

El sistema disciplinario utilizado para sancionar las acciones incorrectas es uno de los factores reglamentarios que más influencia pueden llegar a tener en el resultado de la competición. Una errónea interpretación por parte del arbitro puede falsear un resultado, ya sea señalando acciones similares de manera distinta o a través de una distinta interpretación del reglamento para ambos equipos. Muchas veces la falta de homogeneidad de criterios en las sanciones alcanza situaciones limites por parte de los jugadores y publico que se ven tratados injustamente por los jueces encargados de impartir justicia en el terreno de juego. De esta forma, una sanción equivocada o la falta de sanción puede influir en el resultado de la competición de manera que el ganador sea fruto de un error arbitral. Influye en el hecho de que exista un solo arbitro de manera negativa, ya que el mismo tiene la obligación de decidir en fracciones de segundos jugadas que el resto del publico y periodistas han observado de distintas posiciones varias veces a través del vídeo, necesitando en ciertos casos mas de 2 ó 3 repeticiones para emitir un juicio objetivo. Esto hace que el arbitraje tenga un gran poder de influencia en el juego, donde el transcurso del juego y el marcador pueden ser influenciados por medio de una decisión arbitral errónea.

sigue F


Lecturas: Educación Física y Deportes
Revista Digital
http://www.efdeportes.com/

Año 4. Nº 14. Buenos Aires, Junio 1999