efdeportes.com
Premisas para ser un buen
entrenador de niños y adolescentes

   
Director. Técnico del Atletismo
de Ciudad de La Habana
 
 
Dr. Ariel Muñiz Sanabria
sanabria@iscf.cu
(Cuba)
 

 

 

 

 
Resumen
    Este artículo concreta la posición del autor, sobre las Premisas que deben tenerse en cuenta para obtener la condición de Buen Entrenador de Niños y Adolescentes.
    A partir de las dos clasificaciones: Entrenadores de Desarrollo y Administradores de Cargas, se marca la diferencia entre un buen entrenador y un entrenador que solo concibe el éxito a partir del resultado competitivo.
    La identificación de las ideas rectoras, que han de garantizar el éxito en la clase con los atletas, también son expuestas por el autor en un decálogo que orienta la conducta a seguir por lo entrenadores a partir de las propias características que son comunes del proceso de entrenamiento con los niños y adolescentes.
    El intento de ser un Buen entrenador ya queda en manos de aquellos que lean el mensaje expuesto, el cual se apoya además en la interpretación de categorías filosóficas para la eficiente relación atleta-entrenador.
    Palabras clave: Entrenamiento. Niños y Adolescentes. Entrenador.
 

 
http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 10 - N° 86 - Julio de 2005

1 / 1

    En la actualidad al intentar clasificar a los entrenadores de niños y adolescentes surgen dos categorías: Entrenadores de Desarrollo y Administradores de Cargas.

    El entrenador de desarrollo considera al deporte como una oportunidad pedagógica, por ello además de instruir incide en la educación de los atletas; para él lo más importante es el sujeto no la finalidad de ascenso laboral y reconocimiento que los resultados deportivos de sus atletas puedan provocarle, y menos cuando son producto del sacrificio del placer que requiere la práctica deportiva para los niños y adolescentes. El entrenador de desarrollo respeta al individuo a partir de su desarrollo biológico y psicológico, y por sobre todas las cosas sus necesidades y motivaciones a la practica deportiva; este tipo de entrenador es el que además de poder formar un campeón alcanza por siempre el respeto, cariño y admiración de sus discípulos.

    El entrenador administrador de cargas es el que por encima de todo le interesa mejorar el rendimiento de los atletas aunque para ello tenga que desconsiderar las características biológicas y psicológicas de la edad, es el que pone en segundo plano la motivación en las sesiones de entrenamiento, para priorizar el estricto y monótono cumplimiento de los contenidos seleccionados; se interesa esencialmente en la victoria competitiva a cualquier precio, su concentración está más en el resultado competitivo que en la propia mejoría del atleta, es el que le importa mucho más una medalla en una competición, que la apropiada formación del niño o adolescente para la aspiración de un rendimiento élite en las edades correspondiente a la etapa de perfeccionamiento profundo.

    La principal diferencia entre los entrenadores de desarrollo y los entrenadores administradores de cargas, es que los primeros imprimen un carácter más humanista y científico al proceso de entrenamiento y los segundos atentan desmedidamente al futuro atlético de los niños y adolescentes; son Exterminadores de Talentos.

    Este autor, a partir de su experiencia de entrenador con niños (1996-1999) determinó su Código del Éxito para una Sesión de Entrenamiento en la aspiración de consagrarse como un Entrenador de Desarrollo, este código se agrupa en el siguiente decálogo:

  1. Percibir antes y durante la clase que es lo que más desean y/o necesitan los atletas ese día en cuanto a desenvolvimiento emocional y corporal

  2. Evitar la imposición de un objetivo o contenido, mejor convencer, persuadir de una o mil maneras a los atletas de la importancia de los mismos

  3. Provocar la creatividad y libre desenvolvimiento en los ejercicios durante la clase respetando las individualidades psicológicas, intelectuales y motoras de los atletas

  4. Dar a los discípulos durante la clase la posibilidad de sentirse profesores, de saberse conocedores de su deporte

  5. Cuando no están cumpliendo correctamente con los ejercicios no buscar la responsabilidad absoluta en ellos, sino analizar inmediatamente la metodología de la enseñanza y del trabajo en todos los aspectos. No olvidar que el equivocado siempre es el profesor no el alumno

  6. Evitar la irritación porque los alumnos estén desconcentrados o indisciplinados en la clase, mejor acudir a los dos recursos eficientes para mejorar la participación de ellos en las actividades: incrementar mi participación activa en las mismas o, aumentar la esencia lúdicra de las tareas orientadas

  7. En los ejercicios que exigen de elevada manifestación de las cualidades volitivas, lo primero es estimular la conciencia del atleta, hacerle ver la importancia de los mismos

  8. Evitar llamar la atención de forma crítica y hacerlo más incentivando la ejercitación del discípulo; ejemplo, es preferible decirle: ¡salta! o, ¡realiza con más fuerza el movimiento de los brazos!, a decirle, ¿por qué lo estás haciendo de esa manera?, ¡hazlo como yo lo orienté!

  9. Comprender a los niños, las características de su edad, participar también de sus chistes, bromas y ocurrencias durante la clase, tener siempre despierto al niño que se lleva adentro

  10. Concentrarme en enseñar para que ellos se concentren en aprender.

    Al definir al buen entrenador en dos palabras, bastan: maestro y amigo.

    Maestro es el que instruye, motiva durante sus clases, educa contribuyendo a la mejor conducta personal y, lógicamente quien desde una posición científica se enfrenta a las dificultades del proceso acumulando de cada reto sus experiencias y vivencias para enriquecer continuamente el proceso docente. Y para todo ello ha de ser el entrenador una persona de constante espíritu de superación. El buen amigo es quien siempre tiene un consejo dulce y brinda su apoyo incondicional y constante.

    El buen entrenador debe conocerse a sí mismo y los intereses que lo motivan en su profesión, debe esclarecerse de sus deficiencias y potencialidades en las cuales apoyarse para la mejor proyección durante el proceso de preparación.

    Un entrenador que sea incapaz o escaso en el reconocimiento de sus cualidades, estará en desventaja con los retos tan difíciles que impone el desarrollo integral del atleta. Hay que considerar por siempre que el atleta -y más cuando es niño o adolescente- necesita de un espejo donde valorar sus logros o aspiraciones, las cuales pueden hacerse más sólidas si percibe que su guía (entrenador) es alguien en quien confiar y admirar, dado precisamente por su capacidad y sabiduría, es decir, una buena filosofía para enfrentar el reto de la enseñanza deportiva.

     Quien en su vida personal intente ser sabio, en el entrenamiento siempre estará alerta a tomar una sabia decisión para la educación e instrucción de sus atletas; quien en su vida personal disfrute del sacrificio y constancia para conquistar una meta, en el entrenamiento vencerá los fracasos que suceden durante la sesión y/o las competencias; quien en su vida personal tenga espíritu de victoria y no admita con conformidad un fracaso por falta de capacidad de resolución, en el deporte no admitirá que sus discípulos no alcancen los objetivos que entre ambos se trazaron. Y no es que se trate de vencer en una competencia, sino también de conquistar un nivel superior de ejecución en los movimientos, un centímetro más en el salto, o una décima menos en la carrera, o también más seguridad y disciplina como atleta.

    La apropiada filosofía del entrenador de niños y adolescentes conlleva a que él aunque tenga veinte, treinta, cuarenta, cincuenta o más años lleve dentro de sí siempre un niño despierto que acepte y contribuya al despliegue de las fantasías de los que están bajo su orientación. Un entrenador de niños y adolescentes no debe -menos que cualquier entrenador de otro nivel- trasladar sus frustraciones o aspiraciones ansiosas a los discípulos, como suele suceder con aquellos que desearon ser grandes campeones. Es incorrecto inculcarle a los niños y adolescentes la ansiosa conducta de vencer como el objetivo primario del proceso de entrenamiento, la idea ha de ser enseñarlos a luchar contra sus deficiencias y que sean capaces de superarse a sí mismo; entonces la victoria será una consecuencia no la causa de la relación Atleta-Entrenador.

    Y surge la pregunta: ¿Cómo concebir el éxito en el proceso de entrenamiento con niños y adolescentes?

    He aquí donde se impone la revisión de la posición filosófica de los entrenadores ante el proceso de entrenamiento con niños y adolescentes, pues no debe resumirse la categoría éxito a un destacado lugar en las competencias, sino que debe integrarse en la concepción del entrenador aspectos tan determinantes como: el aprendizaje de las habilidades deportivas, desarrollo de las cualidades volitivas, la corrección de malos hábitos que atentan contra el desarrollo de la personalidad de sujeto, así como en materia de resultado la mejoría de una temporada a otra.

    Una cuestión primordial en el entrenamiento con los niños y adolescentes es la determinación de las cargas, las cuales encuentran en la conducta del entrenador una dirección justa, equilibrada y eficiente, o por el contrario son de perjuicio a la estabilidad emocional y desarrollo físico motor de los practicantes.

     Específicamente la filosofía en la aplicación de las cargas determina la cantidad y calidad de las mismas. De la filosofía que se tenga puede o no incurrirse en una de las cuestiones que más se teme en el deporte: La Violencia.

    Este es un rasgo de los Entrenadores Administradores de Cargas, la cual tiene las variantes verbal, física y la física motriz.

  • Violencia Verbal: Se grita y habla a los atletas con un lenguaje que contiene palabras agresivas, constituye un acto de abuso de poder y prepotencia. El niño nunca o casi nunca aceptará el reto de violencia, unas por miedo, otras por respeto, otras por saber que sus probabilidades de derrota en una discusión con el entrenador son de 99 a 1.

  • Violencia Física: A veces no basta con el uso inadecuado del habla, sino que se golpea, en ocasiones sin distinción de sexo, ni edad, ni medio familiar en que se desenvuelve el niño; se olvidan que hay quienes por la hostilidad hogareña en que crecen, más que maltrato necesitan en el profesor alguien que los colme de cariño en una medida superior.

  • Violencia Física Motriz: Es tal vez la más inconsciente, pero no por ello libre de daños y traumas motrices y psicológicos, se manifiesta con la aplicación de cargas de entrenamiento mal dosificadas, donde lo planificado está muy por encima de las posibilidades de los atletas, y además se presiona para su cumplimiento. El ansia campeonista de los entrenadores y también la deficiente preparación los hace aplicar volúmenes e intensidades no justificados para la edad, irrespetándose las características biológicas y psicológicas de los discípulos. A los entrenadores que con frecuencia pecan en esta posición también merecen ser llamados los "DESTRUCTORES", pues atentan contra el desarrollo del talento.

    El disfrute de la difícil tarea de entrenar niños y adolescentes llevó a este autor a encontrar la respuesta a la siguiente pregunta:

    ¿Cómo les gusta a los niños y adolescentes que los entrenadores interpreten las categorías filosóficas durante el proceso de entrenamiento?

Movimiento: "Enséñame a ejecutar los movimientos deportivos cada vez con más precisión y fluidez"

Tiempo: "No se apure en que yo lo haga todo bien de momento, lo que importa es que cada día, poco a poco, pueda ir venciendo nuevas metas y entonces cuando pasen muchas horas de entrenamiento, días, semanas, usted verá que valió la pena tener paciencia".

Espacio: "En una pista, un estadio o simplemente un terreno grande o pequeño donde quepamos usted y yo podemos desarrollar la mejor clase del mundo y, podemos ser felices y aprender, y ser usted el mejor profesor y yo el mejor alumno"

Calidad: "El conocimiento que me imparta, la explicación que me ofrezca, la corrección que me haga, la falta que me corrija, por favor, hágalo siempre de la mejor manera"

Cantidad: "Aunque entrenemos para ganar, aunque su deseo al igual que el mío es ser campeón, mi cuerpo y mi mente requieren los ejercicios y esfuerzo necesarios, ni más ni menos"

Contradicción: "Usted es una persona, yo soy otra; usted es un joven o adulto, yo soy un niño o adolescente; usted selecciona las cargas, yo las recibo; usted trata de enseñarme, yo trato de aprender; si no nos entendemos en algún momento reconozca su error o hágame entender que estoy equivocado. Al final habremos aprendido los dos"

Necesidad: "Yo quiero que me quieran, y necesito quererlo y respetarlo, déme esa oportunidad. Si práctico deportes es porque quiero la oportunidad de probarme y sentirme fuerte física y mentalmente, por favor no me la niegue"

Posibilidad: "Ambos la tenemos, usted para ser mejor entrenador y persona, yo para crecer en la vida con más hermosura en mi pecho, principios y convicciones. Nuestros errores pueden ser la fuente mayor de nuestro enriquecimiento personal"

Realidad: "Todo lo que hacemos tiene un fin, primero hallémoslo y convenzámonos de que es el mejor, luego obtendremos el fruto"

Causa y Efecto: "Si aprendo las técnicas deportivas bien, es porque me las enseño bien; si no las aprendo como usted quisiera, es porque no me las ha enseñado como debiera ser; si me lesiono es porque hubo sobre exigencia, o nos faltó tratamiento profiláctico; y si algún día dejo de entrenar con usted para ir donde otro profesor, tal vez no me convenció o simplemente algo faltó para que en vez de dos fuéramos uno en dos: ATLETA-ENTRENADOR"

    Para ser un Entrenador de Desarrollo hay que comprender que:

  • Nada es tan gratificante como compartir una sesión de trabajo con niños.

  • En una sesión de entrenamiento con niños se conquista el sabor del espíritu

  • Los niños nos enseñan a querer y a ser mejores personas

  • Ellos no tienen culpa de sus defectos y limitaciones motoras o psicológicas que les impida un mejor aprendizaje y desarrollo atlético

  • Pueden existir niños con menos potencialidades pero con más deseos, ellos también tienen el derecho a luchar por ser atletas destacados

  • El entrenador se equivoca constantemente lo importante está en saberse equivocado cuando en verdad no haya obrado bien

  • El mayor reto para un entrenador es lograr grandes cosas en el orden físico, técnico, psicológico en aquellos donde es más difícil

  • Es muy, pero muy difícil, llegar a ser merecedor del calificativo de BUEN ENTRENADOR.

¡INTÉNTELO!

Otros artículos sobre Entrenamiento Deportivo

  www.efdeportes.com/
http://www.efdeportes.com/ · FreeFind
   

revista digital · Año 10 · N° 86 | Buenos Aires, Julio 2005  
© 1997-2005 Derechos reservados