efdeportes.com
Procedimiento de inducción y aportación
de un sistema múltiple de categorías para el
análisis del discurso de entrenadores de deportes colectivos

   
Departamento de Educación Física y Deportiva
Universidad de Granada
(España)
 
 
Jesús Viciana Ramírez
David Luis Sánchez Latorre

jviciana@ugr.es
 

 

 

 

 
Resumen
    Este artículo aborda desde una perspectiva metodológica, el análisis de contenido y del discurso de profesores de Educación Física y Entrenadores deportivos. Realizamos una diferenciación entre ambos términos y aportamos las principales líneas de investigación, que en torno a estos procedimientos metodológicos de investigación, se han llevado a cabo en Educación Física y Deportes. Las dos aportaciones principales del artículo se centran en: a) descripción del proceso para inducir un sistema de categorías que analice una información cualitativa en cualquier investigación, y b) aportación de un sistema múltiple de análisis del discurso de entrenadores deportivos, extraído de la dirección de partidos de 5 entrenadores de categorías de base. Con este sistema un investigador podrá analizar las instrucciones de un entrenador de cualquier deporte colectivo en competición, independientemente del objetivo de su estudio.
    Palabras clave: Análisis del discurso. Entrenador deportivo

Abstract
    In this article it is developed the analysis of content and speech of Physical Education (PE) teachers and Sport coaches from a methodological perspective. We make a differentiation between both terms and we contribute the main research guidelines around these methodological procedures of investigation, which have been carried out in PE and Sports. The two main contributions of the article are focused on: a) a description of the process to induce a system of categories to analyse the qualitative data in any investigation, and b) the contribution of a multiple system to analyse sport coaches’ speech, extracted from 5 matches that were directed by coaches working in base categories. With this system, any researcher will be able to analyze any team sport coach’s instructions during the competition, independently of the aim of the study.
    Palabras clave: Speech analyzes. Sport coach
 

 
http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 8 - N° 53 - Octubre de 2002

1 / 3

1. Introducción

    El análisis del discurso es un procedimiento para la categorización de datos verbales y/o de conducta con fines de clasificación, tabulación e inducción de teorías explicativas de los pensamientos y comportamientos, centrado en el análisis del lenguaje como proceso (adaptado de la definición de análisis de contenido de Fox (1981) y de la definición de análisis del discurso de Colás (1998) [en Anguera (1998)]) y ha llegado a ser un método científico capaz de ofrecer inferencias a partir de datos esencialmente verbales, simbólicos o comunicativos. (Krippendorff, 1990).

    En la figura 1, observamos la diferencia destacada por Colás (1998) entre el análisis del discurso y el análisis de contenido.


Figura 1. Objeto del análisis cualitativo del lenguaje.

    El análisis de contenido se centra en QUÉ se dice, en la temática de o que se habla o escribe, resultando:

  • Frecuencias de temas. La unidad de análisis más frecuente denota una mayor importancia para el hablante.

  • Relaciones entre los temas.

  • Mapas conceptuales de temas y subtemas. El análisis de dominios y taxonomías de Spradley (1979) supone la ramificación de los temas según su relación, estableciendo niveles representados en árboles y esquemas.

    El análisis del discurso, por el contrario, se centra en CÓMO transcurre el proceso del discurso, en la construcción y el hilo conductor del mismo. Llega, a través de la relación temática del análisis de contenido a teorizaciones más profundas sobre las estructuras e intenciones del discurso de quien/es habla/n. Resultan de este tipo de análisis:

  • Los niveles de reflexión implícitos en los temas de los que se hacen referencia (descriptivo, explicativo o propositivo, que implica el explicativo anteriormente [Viciana, Delgado y Del Villar, 1997]).

  • La estructura del discurso. Secuencias de emisores de la información e intención de quienes hablan (estructuraciones, solicitaciones, respuestas y reacciones [Marcelo, 1995 y Viciana, 1998]).

  • Análisis del tono del discurso (positivo, negativo o neutro [Del Villar, 1993]) y consecuencias en el discurso o comportamientos de otros agentes (anteriores o posteriores).

  • Análisis de opiniones contradictorias. Asociaciones de valores positivos o negativos a determinados constructos conceptuales expresados en el discurso y analizados posteriormente representados en un árbol conceptual.

  • Intensidad y ponderación de temas. Se trata de valorar el grado en que se muestran los temas en el discurso, así como la importancia que otorga el hablante al tema en cuestión. Se establece una ponderación previa para el peso relativo que los temas tienen en el discurso.

    Tradicionalmente, el análisis de contenido y del discurso en Educación Física se ha aplicado a diversos ámbitos y aspectos:


1.1. La formación del profesor/ entrenador

  • Aplicado a la Formación Inicial y Permanente. (Del Villar, 1993, 1996; Fraile, 1993; Gonzalez, 1992; Romero, 1995; Ibañez, 1996; Viciana, J. 1998; Medina, y Delgado, 1999; Ramos, 1999; Fuentes, 2001).

  • Aplicado a diferentes aspectos: Las temáticas utilizadas por los profesores (Viciana, Delgado, y Del Villar, 1997), centros de interés en determinadas etapas formativas, el nivel de reflexión y estructuras del discurso (Viciana, 1998), la intención del discurso o la autopercepción, preocupaciones de los profesores (Delgado y Villar, 1995), pensamiento del profesor (Ramos, 1999), planteamientos didácticos (Fuentes, 2001).


1.2. Análisis de comportamientos docentes

  • Descripción de comportamientos del profesor/entrenador y/o alumnos. (García, 1979; Lacy, y Darst, 1985; Delgado, 1990; Sicilia, 1997; Sherman et al.,1997; Mario, et al., 1997; Hardin, 1999; Bloom, et al., 1999).

  • Estrategias de modificación de comportamientos docentes. (Siedentop, 1981, 1983; Espino, 1989; Romero, 1995; Cloes et al., 1995; Viciana, 1998 y Delgado, 2000).

  • Discurso de entrenadores. (Miller, 1982; Barata, y Lacoste, 1990; Kenneth et al., 1996; Moreno, 2001; Martín, y Lucas, 2000; Sánchez, y Viciana, 2002; Moreno, et al., 2002).

  • Discurso de profesores. (Withall, 1949; Flanders, 1960; Kuhlmann, 1985; Lozano, 1992; Mingorance, 1992; Da Silva, 1996: Viciana,


1.3. Análisis de contenido y del discurso de prensa y medios de comunicación

  • Análisis de contenido relacionados con los Juegos Olímpicos de Invierno desde 1942 hasta 1992 (Urquhat y Crossman, 1997) o de los Juegos Paraolímpicos (Duncan y Schell, 1999 y Schantz y Gilbert, 2001).

  • Análisis de contenido publicitarios sobre anuncios de televisión en acontecimientos deportivos (McCullough, 1993; McCarthy, 1997 y Wyatt et al., 1998) o sobre el periodismo deportivo (Hao, 2000 y Maas y Hasbrook, 2001).


2. Las categorías de análisis y su proceso de descubrimiento e inducción

    En las investigaciones donde se utilizan el análisis de contenido y el discurso como instrumento principal para la obtención de resultados científicos es necesario construir un Sistema de Categorías para su posterior aplicación a los datos que se registran, categorizando así la información y reduciendo dichos datos a una codificación que facilite el análisis cualitativo-interpretativo y cuantitativo-estadístico (independientemente de cuál sea el objeto de estudio en el que nos centremos).

    Una categoría es una conceptualización realizada a partir de la conjunción de elementos concretos que tienen características comunes (Buendía et al., 1998); son dimensiones simples de la variable que se estudia (De Lara y Ballesteros, 2001). La creación de un sistema de categorías, por tanto, supone conceptuar previamente cada una de estas categorías en el estudio que nos ocupe para clasificar el conjunto de datos según los criterios previamente establecidos.

    Partiendo de estos dos condicionantes de las investigaciones cualitativas de análisis de documentación escrita o verbal (necesidad de conceptuar el discurso registrado y establecer así el sistema de categorías definitivo), se pueden contemplar dos posibilidades:

A) Que exista ya realizado por algún/os investigador/es en estudios anteriores una categorización previa del objeto de estudio o de objetos de estudio muy similares y estas categorías se adecuen a nuestros fines de investigación.

    En este caso, debemos optar por una construcción del sistema de categorías de manera DEDUCTIVA, en la que a través del conocimiento del tema de estudio y la predicción de temas a analizar, podamos construir el sistema con categorías ya definidas por otros autores, aplicando el sistema íntegro o deduciéndolo de la teoría existente al respecto (proceso deductivo puro) o redefiniendo dichas categorías e/o incluyendo alguna nueva, según los datos registrados, para adecuarlas a nuestro contexto de investigación (proceso deductivo-inductivo).

B) Que debamos elaborar nuestro propio sistema de categorías por no existir categorías definidas previamente en investigaciones anteriores o por no adecuarse éstas a nuestro objetivo de investigación.

    En este segundo caso, debemos elaborar un sistema de categorías de manera INDUCTIVA, extrayendo de los propios datos las categorías y depurando el sistema poco a poco, cuestión que exige unas reglas y un proceso que es uno de los objetivos de este artículo.

    Estos procesos de definición de categorías y establecimiento del sistema definitivo para codificar los textos son fundamentales para la fiabilidad de la investigación cualitativa y su validez interna. El sistema de categorías debe recoger la totalidad de la información registrada y estar construido de manera válida y a través de un análisis minucioso de los datos.

    Para la definición de categorías, Delgado (1997), Viciana (1998), Buendía, et al. (1998), Rodríguez y García (1996) y De Lara y Ballesteros (2001), nos aportan las siguientes premisas metodológicas:

  • Definición clara y precisa para que la adscripción de los rasgos se realice con el menor error.

  • Deben ser exhaustivas. Cualquier comportamiento del ámbito considerado como objeto de estudio debe poder asignarse a una de las categorías, ningún dato puede quedar excluido de categorización.

  • Mutuamente excluyentes. La asignación de un caso a una categoría impide la asignación de otra. El principio de la mutua exclusividad no es a veces posible, siendo necesario la creación de conductas coocurrentes e incluso categorías de límites poco claros o borrosas, aunque el proceso de creación de dichas categorías debe evitar esta ambigüedad.

  • Distinguir entre categorías moleculares y molares. En nuestro caso: dimensiones, subdimensiones, categorías, subcategorías y aspectos concretos.

  • Objetividad, claridad y replicabilidad. Que exista coincidencia entre las diferentes personas que codifican (confiabilidad intercodificador), para lo cual es necesario que el análisis sea objetivo, sin lugar a dudas. Esto mismo posibilitará la replicabilidad de la investigación por el resto de la comunidad científica.

  • Pertinencia o productividad. Relevantes en relación con los objetivos del estudio y adecuadas al propio contenido analizado. Berelson (1952) comentaba que un sistema de categorías vale lo que valen las categorías establecidas.

    A continuación, mostraremos el procedimiento seguido en la elaboración de un sistema de categorías para analizar el discurso de entrenadores de deportes colectivos durante la competición, extraído de manera deductiva-INDUCTIVA.

    Igualmente, aportamos el sistema en su totalidad con la definición de cada categoría y los ejemplos reales obtenidos a través del registro de la información hablada por entrenadores de fútbol base.


2.1. Procedimiento de inducción de categorías

    Seguidamente vamos a exponer el proceso metodológico de construcción de un sistema de categorías para el análisis del discurso. En este caso, el sistema está orientado al análisis de la información e instrucciones que el entrenador de categorías de base en deportes colectivos dice durante la competición, aunque se podría aplicar al entrenamiento diario con, suponemos, alguna variación.

    La muestra de datos para la construcción del sistema múltiple de categorías se extrajo de las instrucciones aportadas por 5 entrenadores de deporte de base durante la dirección de partidos de competición provincial (5 entrenadores de fútbol de pertenecientes a las provincias de Jaén y Córdoba), de diferentes categorías o niveles (benjamín, alevín, infantil, juvenil y cadete), para así abarcar una mayor riqueza y establecer un sistema completo que nos permitiese analizar posteriormente cualquiera de estos niveles.

    Veamos en la tabla 1 el resumen del procedimiento seguido para la confección del sistema de categorías:

Tabla 1. Fases en el procedimiento de inducción de categorías para el análisis del discurso.

    La revisión de la literatura es imprescindible en cualquier proceso de creación de categorías de un nuevo estudio. Esto nos reportará el conocimiento necesario para clarificar los conceptos y afrontar el nuevo sistema, si es preciso, o bien podremos adaptar un sistema ya creado a nuestras necesidades. Puede ocurrir que exista un sistema más sencillo o demasiado complejo para las expectativas y objetivos del estudio a realizar, por ello, lo más frecuente es tener que adaptar al contexto de estudio categorías ya creadas por otros investigadores, o por el mismo investigador en anteriores estudios.

    En nuestro caso, algunas de las categorías ya estaban establecidas en Sánchez, y Viciana, 2002 o Delgado, M. A. 2000, pero era necesario estimar la adecuación al estudio que íbamos a realizar para adaptarlas y desglosarlas. Como norma general, podemos decir que es preferible desglosar categorías que agruparlas (Camerino, 2000), ya que nos permite un análisis más detallado de lo que estudiamos, si bien se pierde exactitud en la codificación por tener que discernir entre categorías más próximas en su significado. En nuestro caso, el principal problema que presentaba el sistema anterior era la poca escrupulosidad de las categorías de análisis, al ser muy generales. De esta forma, había un “saco” muy grande para toda la información que no distinguía información más específica, por lo que la exactitud del sistema en términos absolutos era muy buena (era muy fácil codificar porque elimina las dudas importantes en la codificación debido a las grandes dimensiones de análisis), pero en términos relativos era muy pobre, ya que no había un desglose de categorías y la información aportada no era exacta y específica. De ahí, que en el nuevo sistema de categorías intentáramos desglosar las categorías más importantes, sin sobrecargar el mismo, para que la información fuera mucho más relevante.

    Tras esta fase deductiva, se comienza el proceso de inducción con la lectura de la información recogida para el estudio y así adaptar el sistema o crear uno nuevo. El software AQUAD five for Windows (Huber, 2001) posibilita la inducción de categorías mediante la inclusión de las mismas en el catálogo de códigos, donde podemos nombrarlas y definirlas.

    En el caso que nos ocupa, el hecho de tener un sistema anterior más general (Sánchez y Viciana, 2002), esbozaba la configuración a grandes rasgos del sistema que queríamos, debiendo leer la información original para ir añadiendo categorías y subcategorías que fuesen completando el sistema definitivo. Esta fase de creación de categorías, selección de ejemplos que las aclaren y reconstrucción estructural del sistema es paralelo a la lectura de los documentos originales, aunque se recomienda una lectura previa sin aventurarnos a la definición de categorías definitivas, puesto que nos dará una visión global de los datos y nos permitirá decidir, posteriormente, si merece la pena crear una categoría determinada por su escasa o frecuente aparición.

    Tras la inducción de las categorías nuevas, junto con la información aportada por los sistemas de categorías ya conocidos, se definen las dimensiones, subdimensiones, categorías y subcategorías del nuevo sistema. La importancia de las definiciones determinaría el éxito del sistema. Por ejemplo, definimos la categoría llamada de atención personal como: cuando el entrenador llamar la atención al jugador o grupo de jugadores.... teniendo muy en cuenta que la llamada es sólo a los jugadores, es decir, si el entrenador llama la atención del árbitro no se considerará llamada, puesto que carece de valor considerar que el entrenador presta atención personal al árbitro, sin embargo sí es interesante ver cuántas veces y a quién se dirige el entrenador durante el partido de manera individual. De esta manera, fuimos refinando las definiciones y acompañándolas con ejemplos prácticos que facilitaban la comprensión y configuraba el sistema de categorías.

    En esta versión de AQUAD, la codificación de las categorías se puede realizar en base a sus nombres completos, ya que no es necesaria la asignación de códigos de tres letras (como en versiones anteriores) al admitir el programa códigos de hasta 21 caracteres. Lo que sí debíamos evitar era la similitud entre los códigos para no confundir las categorías de análisis en su codificación. Por ejemplo, grupo de jugadores, con grupo de jugadores de banquillo.

    Una vez inducidas las categorías de la información registrada, se debe proceder a la discusión con los expertos sobre aspectos formales y estructurales del sistema, de los nombres asignados, la posible definición de las categorías, etc.

    En esta fase, se seleccionan dos tipos de personal experto, expertos en el contenido sobre el que versan las categorías (en nuestro caso entrenadores de fútbol) y expertos en la investigación cualitativa e inducción de categorías. Generalmente, se entrega la documentación y se establece una reunión para poner en común las categorías inducidas por cada uno, discutir y perfilar el sistema, pero también podemos crear (el investigador principal o grupo de investigación) un primer sistema y enviarlo a los expertos para su discusión. Este proceso puede durar una o varias sesiones de discusión.


Lecturas: Educación Física y Deportes · http://www.efdeportes.com · Año 8 · Nº 53   sigue Ü